Y EL AMOR DEL EGO ES EL AMOR VERDADERO? ES EL AMOR DE DIOS?

PORQUE PERDONAR?

El amor de Dios es uno solo; es igual para todos sus hijos que no son más que uno solo; no es selectivo, ni acusador, ni apegado, ni controlador, ni pesaroso etc…etc…etc…

No hay ni un solo principio de los que el mundo defiende que no viole la verdad de lo que es el amor, y de lo que, por ende, eres tú también. UCDM L-127

El amor del ego, como todo aquello de lo cual está constituido es dual y por ello en una relación podemos amar y odiar, lo cual es totalmente arrevesado.

Muchos padres, especialmente madres piensan y manifiestan:

Lo que es mis hijos no van a pasar sufrimientos como nos toco a nosotros

Lo que es a mis hijos les voy a dar todo el gusto que pueda

Lo que es a mis hijos no los dejo pasar trabajos

Yo no voy a dejar que a mis hijos les falte nada

Siempre le solucionare todas las dificultades a mis hijos, pues soy padre hasta el final

Lo que soy yo prefiero sacarme la comida de la boca que ver a mis hijos con hambre

El dolor de mis hijos es mi dolor

Mis hijos son mi orgullo

Pondero lo que hacen mis hijos cada vez que puedo

Sufro con las dificultades de mis hijos

Si a alguno de mis hijos le sucede algo yo me muero

Etc…etc…etc…

Este es el amor de apego, el amor enfermizo, el amor de sacrificio, el amor de dolor, el amor de control, el amor de invalidación, pues en estas condiciones los padres no le están permitiendo a sus hijos que asuman completamente sus responsabilidades, les están dificultando que crezcan y maduren con ellas, no están aceptando los padres que todo lo que nos sucede es para nuestro bien, que todo absolutamente todo, obedece a un plan perfecto y que si nosotros como padres le solucionamos las situaciónes a los  hijos, los estamos privando del aprendizaje que la experiencia les tenía reservada Todas las cosas obran conjuntamente para el bien. En esto no hay excepciones, salvo a juicio del ego. UCDM T-4,V,1

El amor del ego, también puede ser lo opuesto del anterior y es muy común especialmente en el padre

Que sufra para que aprenda lo que es la vida

Que sufra para que  madure

Que sufra para que aprenda que nada es fácil

Que sufra para que aprecie todo lo que se le ha dado

Que se defienda solo…Lo que es a mi no me importa

Que el vea como soluciona sus cosas, lo que soy yo no me meto

Etc…etc…etc…

Este es el amor del sufrimiento, de la dificultad, del machismo, del desinterés, del rechazo en algunos casos, que tampoco es el amor de Dios.

La manera de saber cuando estamos con el amor del ego, es que este despierta en nosotros emociones de ira y/o dolor o pesar…….Mas no se trata de reprimirlas o de cambiarlas a fuerza de voluntad…..Solamente observarlas, reconocer que estamos amando con el ego y en paz entregarle dicho error al Espíritu Santo. Los procesos de verdadero perdón, son los que nos llevan poco a poco al verdadero amor y son los que nos despiertan en paz al amor verdadero, sin atropellarnos, sufrir, sentirnos culpables, reprimir o tener que hacer algo que no deseamos.