SÍ HAGO LO QUE HAGO…PORQUE ME LO HACEN

LOS MITOS DEL EGO

Para poder asumir nuestra verdadera responsabilidad es importante primero ser muy concientes de cuándo y bajo cuales circunstancias estamos asumiendo un papel de victimas. Antes de emitir el juicio de que soy una víctima, he emitido el juicio equivocado de que fuí dañado o perjudicado por algo o alguien o que como mínimo fuí amenazado por ese algo o alguien externo a mí.

Los aspectos generales bajo los cuales asumo el papel de víctima son:

ALEGAR DE ALGO O ALGUIEN

Si a algo o alguien le estoy dando significado de rechazo, en el sentido de considerar abiertamente que estoy disgustado por lo que hace o dice, entonces para estar disgustado es porque ese algo o alguien me quito o arrebató de alguna manera la Dicha y Paz, razón por la cual ya me considero una víctima.

RENEGAR DE ALGO O ALGUIEN

Renegar es abiertamente mostrar mi disgusto porque estoy percibiendo algo que no me gusta, lo cual quiere decir que se me ha arrebatado la Dicha y la Paz de Dios, por lo cual ya me considero una víctima.

MALDECIR ALGO O ALGUIEN

Quiere decir que ese algo o alguien ha despertado la ira en mí, quiere decir que me he sentido amenazado por ese algo o alguien y entonces me considero una víctima.

SEÑALAR COMO MALO, EQUIVOCADO, ABURRIDO, PERVERSO ETC…A ALGO O ALGUIEN

Quiere decir, que para yo poder emitir ese juicio, acerca de ese algo o alguien, es porque lo considero amenazante, lo rechazo, lo considero peligroso y por tanto me considero una víctima.

CULPAR A ALGO O ALGUIEN DE LO QUE ME SUCEDE QUE NO ME GUSTA

Quiere decir que yo no entregue la Dicha y la Paz; que no fuí yo quien tomo la decisión de perderla y entregarla, sino que fue ese algo o alguien, nuevamente quien me la quito, quien me la arrebato..