SERA QUE PREDICANDO PODEMOS ENSEÑAR?

LOS MITOS DEL EGO

Un predicador es alguien que pretende enseñar algo; no así cuando solo desea hablar  por hablar o cuando pretende descrestar, mostrando que sabe lo que cree los otros no saben.

Como en lo dicho anteriormente, no solo está el objetivo sano que es el deseo de enseñar sino además el enfermizo que es el deseo de ganar valía creyéndonos superiores, en este documento voy a hacer referencia solamente al propósito sano, el deseo de enseñar algo.

Creemos que predicando, podemos enseñar lo que estamos obteniendo con el saber y este es otro de los “mitos del ego”; mas lo que no tenemos muy claro es que el verdadero tener no se logra con obtener, sino con ser

todavía no percibes la igualdad que existe entre tener y ser. Hasta que no la percibas, tener te parecerá lo opuesto a dar. (UCDM T-6,V,B,3

Por ej: para poder tener paz, tenemos que estar en paz o sea ser paz y si somos paz, podemos dar paz; pues si no estamos en paz, por más que tratemos de mostrarnos en paz, no es posible no nos lo van a sentir, porque en nuestro interior no estariamos en paz. Cuando pretendemos dar paz, sin estar en paz, estamos en un conflicto, pues asi nuestro comportamiento sea de paz, nuestro deseo y nuestro estado interior es de no paz.

Igual, cuando deseamos enseñar algo; no podemos enseñar ese algo a no ser que nosotros seamos ese algo. Si predicamos “el cuerpo no existe no es real” “ el dinero no nos da la dicha y la paz” mas posteriormente nos encuentramos con miedo acerca de lo que le pueda suceder a nuestro cuerpo, o nos mostramos o nos encontramos con miedo porque podemos perder dinero, entonces lo que estamos predicando esta en conflicto con lo que somos o sea con aquello de lo cual estamos convencidos y entonces no estamos enseñando nada; solamente estamos transmitiendo conflicto generando desconfianza.

Te invito a que medites suficientemente el siguiente contenido del texto de Un Curso de Milagros

Aprendes primero que tener se basa en dar, y no en obtener. Luego aprendes que aprendes lo que enseñas, y que quieres aprender a estar en paz. Ésta es la condición necesaria para poder identificarte con el Reino, puesto que es la condición del Reino. Has creído estar fuera del Reino, y, como consecuencia de ello, te has excluido a ti mismo de él en tu pensamiento. Es esencial, por lo tanto, enseñarte que no puedes sino estar incluido en el Reino, y que lo único que debes excluir es la creencia de que no estás incluido en él.

El tercer paso, por consiguiente, es un paso de protección para tu mente, pues te permite identificarte sólo con el centro, donde Dios erigió el altar a Sí Mismo. Los altares son creencias, pero Dios y Sus creaciones están más allá de toda creencia, ya que están más allá de cualquier duda. La Voz que habla en favor de Dios lo hace únicamente en nombre de las creencias que están más allá de toda duda, lo cual te prepara para llegar a estar libre de dudas, mientras tu creencia en Dios y Su Reino se vea asaltada por cualquier duda, lo que Él ha logrado perfectamente no será evidente para ti. Por eso es por lo que debes mantenerte alerta en favor de Dios. El ego habla contra Su creación, y, por lo tanto, engendra dudas. No podrás ir más allá de las creencias hasta que no creas plenamente. (UCDM T-6,V,C,7)