SERA ACASO VENGANZA LAS REACCIONES A LOS ERRORES DE LOS DEMAS?

PORQUE PERDONAR?

En articulos anteriores hemos hablado acerca de lo que es la verdadera honestidad y como ademas esta tiene valor es con nosotros mismos. Por ello en este articulo afirmo que otra deshonestidad para con nosotros mismos, es que no aceptamos que somos vengativos o deseamos serlo. Cuando estamos atrapados por las creencias equivocadas, de creernos los superiores, los buenos, los que estamos autorizados para juzgar, entonces caemos en pensamientos o deseos  acerca de quienes creemos nos han hecho o dicho algo que nos ha molestado……. Tales como :” Que sufra como sufrí yo”  “Muy bueno que sepa lo que es sufrir”  “A ver si aprende” etc… También en la especialidad, vivimos pendientes y alertas de hacerle al otro, lo que creemos nos han hecho a nosotros, a ver que siente, a ver qué piensa…. Y entonces la reflexion es: no es esta nuestra manera de proceder en nuestras relaciones especiales?

Cuando otra persona, desde el ego, nos hace o nos dice algo que nos molesta, o cuando no se comporta, como el grupo considera que lo debe hacer, lo primero que surge como solución, es confrontar al compañero y dicha confrontación se matiza con la piel de que es por su bien, para que cambie. En el grupo, dicen, comentan y piensan todos   “es lo mas amoroso que podemos hacer por el”; mas el verdadero propósito de lo que se está haciendo, es menospreciarlo públicamente, decirle que es malo, que es culpable, que lo que hace o dice es censurable y no se tiene claridad acerca de que hacer esto, no es más que un ataque, no es más que un acto de venganza por lo que hizo o dijo; no es más que juzgarlo desde la especialidad de los que se creen los buenos contra el que se considera el malo.

Lo que Dios creó no puede ser atacado, pues no hay nada en el universo que sea diferente de ello. Lo que es diferente, sin embargo, exige juicios, y éstos tienen que proceder de alguien que es “mejor”, alguien incapaz de ser como aquel a quien condena, alguien “superior” a él, y en comparación, inocente. Y así, el deseo de ser especial se convierte simultáneamente en un medio y en un fin. Pues ser especial no sólo separa, sino que también sirve como base desde la que el ataque contra los que parecen ser “inferiores”, es “natural” y “justo”. Los que se creen especiales se sienten débiles y frágiles debido a las diferencias, pues lo que los hace especiales es su enemigo. Sin embargo, ellos lo protegen y lo llaman “amigo”. Luchan por él contra todo el universo, pues no hay nada en el mundo que sea más valioso para ellos. UCDM T-24,I,4

No es que a quien viole las leyes de la amistad del ego, se le vaya a tolerar e ignorar lo que hace y dice aunque viole y pisotee los derechos de los demás.  NO……………..! lo que hay que hacer es que no se confronta, no se castiga, no se aisla, no se ataca, sino que con la guía y ayuda del Espíritu Santo se le hace un proceso de verdadero perdón, un proceso desde nosotros y con nosotros mismos, un proceso en el cual no hay nada que hablar ni tratar con la otra persona. Te explico muy bien como se logra este verdadero perdón en mi libro PODRIA VER EL MUNDO DE OTRA MANERA.

No parece que lo que buscas en la relación especial sea la venganza. Y ni siquiera cuando el odio y la crueldad se asoman fugazmente se quebranta seriamente la ilusión de amor. Sin embargo, lo único que el ego jamás permite que llegue a tu conciencia es que la relación especial es la exteriorización de tu venganza contra ti mismo. ¿Qué otra cosa podría ser? Cuando vas en busca de una relación especial, no buscas la gloria dentro de ti. Has negado que se encuentre en ti, y la relación se convierte en su substituto. La venganza pasa a ser aquello con lo que substituyes la Expiación, y lo que pierdes es poder escaparte de la venganza. UCDM T-16,VII,5