QUE PUEDO HACER SI LA OVEJA ES MI COMPAÑERO DE GRUPO?

PORQUE PERDONAR?

Cuando la oveja es mi compañero de grupo, entonces se va a comportar como un compañero que no me trata siguiendo las leyes del compartir del ego…….Porque? porque esa es la función en el ego de la oveja.

Me siento molesto, muy molesto porque la oveja no sigue las leyes del comportamiento de los buenos miembros de un grupo que tiene instituidas el ego; siento ira con la oveja, porque me siento amenazado por la oveja; me siento amenazado, porque no se está comportando como un verdadero compañero. Es voluntarioso, ridiculizante, burletero, menospreciador, criticador, denigrador, pretende imponer su punto de vista, es maltratador, es un supresor. Deseo manifestarle su mal comportamiento; deseo que cambie esa actitud; me parece el colmo que después de haber tenido una relación de compañeros de tantos años,  ahora se está comportando de tal manera……..etc…etc…etc…

Que es lo que estoy esperando entonces? Estoy esperando que ella la oveja, siga las leyes del comportamiento para buenos compañeros de grupo, establecidas por el  ego y como percibo que no lo hace, entonces me siento indignado y me siento decepcionado.

Todo lo anterior pertenece al ego, pertenece a la ilusión; no es la verdad y no es la verdad porque los leyes de la buena convivencia entre compañeros de grupo, establecidas por el  ego se basan en la escasez y la escasez no es la verdad porque no es la condición de un Hijo de Dios.

En la verdad, el Hijo de Dios no se siente decepcionado ni indignado porque alguien a quien consideraba un buen compañero de grupo, no se está comportando como un amigable, respetuoso, delicado, compañero en el ego. Como Hijo de Dios no necesita amor, pues lo tiene todo; no necesita ser tenido en cuenta, pues es valioso solamente por ser un Hijo de Dios; no necesita ser importante, para su compañero, pues como Hijo de Dios es infinitamente importante……Si un Hijo de Dios sufre de lo anterior, entonces la culpa no es de la oveja; el error no está en la oveja; el error esta es en el “compañero” de la oveja negra; el error está en la inocente y buena oveja blanca; el error esta es en Mi……y porque en mi? Pues porque en primer lugar no me estoy aceptando o mejor reconociendo como un Hijo de Dios; me estoy considerando un ego, una entidad separada, con escasez de valía, con escasez de amor, con escasez de importancia, con escasez de aceptación. Si el compañero al cual estoy acudiendo en busca de respeto, camaradería, bondad, delicadeza, buen trato etc.. no lo tiene y no se lo percibo, entonces la pregunta seria……Si yo soy un Hijo de Dios y lo que deseo es la dicha y la paz de Dios y de antemano se que este compañero no es parcero con sus compañeros de grupo, es decir no llena estos requisitos, entonces porque estoy acudiendo a el? Porque estoy poniendo mi dicha y paz en él? Si me siento triste y decepcionado cuando no es parcero, es porque estoy condicionando mi dicha y paz a que el sea parcero; o sea la estoy poniendo en él, la estoy esperando de el. Se  que se comporta como una nea con los demás y que conmigo no lo va a ser? Estoy esperando que cambie así no más? Que es lo que estoy esperando?

No es la oveja la que debe cambiar, para comportarse como un buen compañero en el ego; soy yo el que debo cambiar en el sentido de que debo RECONOCERME COMO UN HIJO DE DIOS…….SANO PLENO PROSPERO ILIMITADO……..Es este error el que debo reconocer y llevárselo, entregárselo cuanto antes al Espíritu Santo.

Soy yo el que me debo volver responsable de mis actos; es decir saber que no puedo esperar amor del ego y que no puedo esperar dicha y paz de alguien que esta poseído por el ego, en este caso actuando como una oveja negra.  El adagio dice “No se le pueden pedir peras al olmo” Pues bien, pedirle peras al olmo significa pedir algo imposible, algo que no es natural o querer exigir demasiado.

Cada vez que he oído el refrán “no pedir peras al olmo” ha sido dicho de manera despectiva, o sea, dirigido a la persona que no ofrece lo que el otro cree que tiene derecho a recibir.

La nada y el todo no pueden coexistir. Creer en uno es negar el otro. El miedo no es nada realmente y el amor lo es todo. Siempre que la luz irrumpe en la oscuridad, la oscuridad desaparece. Lo que tú crees, es cierto para ti. En este sentido la separación ha ocurrido, y negarlo sería utilizar incorrectamente la negación. Concentrarse en el error, no obstante, no es más que otro error. El procedimiento correctivo inicial consiste en reconocer temporalmente que hay un problema, mas sólo como señal de que tiene que ser corregido de inmediato. UCDM T-2,VII,5