PRETENDEMOS CONTROLAR LA RELACION ESPECIAL CON LA CULPABILIDAD?

PORQUE PERDONAR?

Estamos convencidos de que la manera como nos relacionamos desde el ego es la verdadera y por ello con el objeto de mantenerla, estamos permanentemente pendientes de cómo reclamarle a los demas acerca de sus errores, con el objeto de que los corrijan para que la relacion se mantenga. Es así también como nos lavamos las manos, “negando que hacemos sentir culpables a los otros en las relaciones especiales”; ……..mas que es entonces,….. hacerle reclamos al otro porque hizo o no hizo lo que nuestro ego esperaba que hiciera o que no hiciera?  Porque lo confrontamos y juzgamos cuando desde nuestra perspectiva hizo algo que consideramos censurable?  Porque nos comportamos indiferentes con él cuando creemos que nos hizo algo? Porque cambiamos nuestro comportamiento de amigable a separatista, cuando nos encontramos sentidos con él? Porque le damos palo, cuando creemos que nos hizo algo? Etc…etc…etc…

Nuestra función no es ni juzgar, ni culpar, ni castigar los comportamientos o las actitudes de los demas; nuestra única función dada por Dios a través del Espíritu Santo, es el verdadero perdón, el cual como te explico en mi libro PODRIA VER EL MUNDO DE OTRA MANERA no tiene nada que ver con reclamos, confrontaciones, humillaciones, castigos, manipulaciones etc.

Hay una manera en que el Espíritu Santo te pide que le prestes tu ayuda, si quieres disponer de la Suya. El instante santo es el recurso más útil de que Él dispone para protegerte de la atracción de la culpabilidad, que es el verdadero señuelo de la relación especial. No te das cuenta de que ése es el verdadero atractivo de la relación especial, debido a que el ego te ha enseñado que la libertad reside en ella. Sin embargo, mientras más detenidamente examines la relación especial, más claro te resultará que no puede sino fomentar la culpabilidad, y que, por lo tanto, no puede sino aprisionar. UCDM T-16,VI,6