PORQUE SENTIMOS IRA CUANDO NO PODEMOS SOBRESALIR?

PORQUE PERDONAR?

Como hemos dicho anteriormente, la ira proviene de la creencia de que estamos siendo amenazados!…. cuando percibimos que no nos dan la razón en todo lo que opinamos o deseamos, o que nos llevan la contraria o que nuestros puntos de vista no despiertan entusiasmo, entonces sentimos ira como consecuencia de ello, y se debe, a que la especialidad ha hecho presencia y nos está esclavizando, pues con ello, estariamos creyendo desde una falsa percepción, que nuestros puntos de vista no son importantes, que no son valiosos, pues debido a nuestra creencia de especialidad, creyendonos superiores a los demás, como puede ser que haya otro punto de vista que pueda opacar el nuestro?
Cuando sentimos la necesidad de opinar por encima de los demás, sin escucharlos, sin permitirles que expresen sus ideas y cuando las expresan, se las menospreciamos, es porque nuestra especialidad no nos lo permite.
Cuando sentimos la necesidad de generar controversias y discusiones en las cuales pretendemos imponer nuestro punto de vista, es porque estamos considerando que el nuestro si es el verdadero, el correcto, el mejor, el más acertado.
Como superiores con respecto a los demás, somos los que tenemos que saber todos los sucesos, tenemos que conocer la vida de todos los demás, todo lo que les sucede y les ha sucedido así como cuando y como les ha sucedido, pues tenemos que sobresalir con nuestra información actualizada y de última hora.
Somos los que siempre sabemos lo que los demás no saben y de allí que nos las ingeniamos para saber y averiguar la última noticia con lo cual vamos a ser el centro de atención Una vez más: nada de lo que haces, piensas o deseas es necesario para establecer tu valía. Este punto no es debatible excepto en fantasías. UCDM T-4,I,7.
Menospreciamos y consideramos como ignorantes y poco valiosos los que no se preocupan por el saber acerca de algo, especialmente aquello que es considerado de mucha altura y mucha alcurnia. No respetamos el hecho de que o bien dicha persona (la que no sabe) puede tener claros que el saber no es su función y que no la despierta de la ilusión, o que simplemente el saber acerca de ello no le atrae, no le interesa, no le agrada, no es su gusto y que por no saberlo no va a perder su valía.
Cómo ibas a poder reconocer tu valía mientras te domine el deseo de ser especial? ¿Cómo no ibas a poder reconocerla en su santidad? No trates de convertir tu especialismo en la verdad, pues si lo fuese estarías ciertamente perdido. En lugar de ello, siéntete agradecido de que se te haya concedido ver la santidad de tu hermano debido a que es la verdad. Y lo que es verdad con respecto a él tiene que ser igualmente verdad con respecto a ti. T-24,VII,3