PARA PERDONAR ME TENGO QUE TRAGAR LOS RESENTIMIENTOS?

PORQUE PERDONAR

Un resentimiento es algo muy complicado, algo muy poderoso; el resentimiento mueve y remueve los sentimientos más profundos; el resentimiento trastorna completamente nuestra dicha y paz, al punto que la perdemos completamente; el resentimiento se convierte en un malestar muy profundo lleno de ira y rechazo, con la característica de ser obsesivo compulsivo; se aferra a nuestra mente, se convierte en un intruso indeseable, invade nuestro espacio de paz y esclaviza nuestra mente llevándola permanentemente a pensar en la persona y o situación intolerable.

El resentimiento surge de centrarme en los errores o defectos o malas acciones de mi hermano; surge de considerar que yo soy un cuerpo separado y que el también lo es; surge de considerar que él puede cometer errores y por supuesto yo también; surge de la creencia de que es un pecador; surge de la creencia de que tanto él como yo somos un cuerpo separado, incompleto, lleno de falencias

El resentimiento es el arma más poderosa y estratégica de que hace uso el ego, para su supervivencia; a través de el nos lleva a mantener proteger y conservar permanentemente la creencia en la separación, pues quien a través de ellos puede o podrá considerar o desear la unión de toda la filiación?  Si todos somos uno, cuando atacamos o excluimos a siquiera uno de nuestros hermanos, así sea el más despreciable, el que consideramos hace o ha hecho más daño y es evidente y demostrable que lo hace o lo ha hecho, con solo uno que despreciamos o atacamos ya estamos desuniendo a la filiación y además nos estamos atacando, rechazando y excluyendo nosotros mismos.

Como es posible que un Hijo de Dios, que es nuestra verdad, pueda cometer errores o ser limitado o ser incompleto? El Amor me creó a semejanza de Sí Mismo. UCDM L-67. O sea que el hecho de considerar que un hermano pueda cometer errores, es considerar que no es Hijo de Dios y como ello no es verdad, entonces lo que no es verdad es la percepción que tengo de mis hermanos, al considerar que cometen errores y son pecadores; el que está equivocado soy yo; el que está percibiendo ilusiones soy yo; el que no ve la verdad soy yo y el que necesita sanar la mente soy yo; no es mi hermano el que necesita corregir sus errores…….Digo esto porque el plan del ego para la salvación es que mi hermano cambie lo que hace o dice El plan del ego para la salvación se basa en abrigar resentimientos. Mantiene que, si tal persona actuara o hablara de otra manera, o si tal o cual acontecimiento o circunstancia externa cambiase, tú te salvarías. De este modo, la fuente de la salvación se percibe constantemente como algo externo a ti. UCDM L-71,2

Sí, sí es indispensable prescindir del resentimiento para poder perdonar; todo ello porque :

El amor no abriga resentimientos. UCDM L-68

Mis resentimientos ocultan la luz del mundo en mí. UCDM L-69

Sólo el plan de Dios para la salvación tendrá éxito.UCDM L-71

Abrigar resentimientos es un ataque contra el plan de Dios para la salvación. L-72

Mas la pregunta y la consideración que con absoluta seguridad todos nos hacemos, cuando hemos percibido los resentimientos y cuando de verdad y con total honestidad hemos reconocido los resentimientos, es y cómo es posible que yo sea capaz de pasarlos por alto? Realmente yo no soy capaz de ignorarlos, yo no soy capaz de alejarlos de mi mente; esto es mucho mucho más poderoso que yo y que todos los deseos que tenga. ……………………Pues precisamente esta es la verdad y esto es ser honestos…..Nadie, nadie desde el ego es posible que sea capaz de pasar por alto los resentimientos hacia otra persona.

Precisamente por lo anterior, el perdón, el verdadero perdón, nunca, nunca lo podemos hacer por nuestra propia cuenta y esfuerzo; nunca lo podemos hacer bajo la dirección del maestro del ego.

El perdón que creemos hacer con el ego, el perdón que creemos hacer por nuestra cuenta, es un perdón que consiste en ignorar el resentimiento, en negar el resentimiento en hacerlo a un lado, mas si somos verdaderamente honestos, el resentimiento estará allí inmutable, estará allí a la vera del camino, dispuesto a saltar cuando menos lo pensemos, dispuesto a explotar.

El único, el único que puede pasar por alto los resentimientos, es el Espíritu Santo, porque tiene la certeza de quienes verdaderamente somos, no tiene la mas mínima duda de que somos Hijos de Dios, creados a semejanza del Amor y si es así es imposible el hecho de que alguien aunque el que sea percibido como el más malo y perverso, pueda cometer el mas mínimo error, pueda cometer el mas mínimo pecado.

El cambio de percepción que nos da el Espíritu Santo, es el milagro, el milagro que nos permite pasar por alto los resentimientos y este milagro es el que nos conduce al PERDON.