ENTONCES TODOS ACTUAMOS COMO VICTIMAS?

LOS MITOS DEL EGO

Como vemos de los ejemplos anteriores, está tan arraigada la víctima en nosotros, que pensaríamos que es imposible prescindir de ella, pues a diario, en todas la revistas, periódicos, noticieros, conversaciones etc. etc., estamos juzgando y etiquetando a los demás y al mundo en general de ser la causa de nuestra perdida de la Dicha y la Paz. En general todos en el mundo del ego nos consideramos victimas de los demás; Creemos que la paz en el mundo nos la dañan o nos la quitan son los otros, la inseguridad, los guerrilleros, los ladrones, los desastres, los vecinos, los hijos, las parejas, los amigos, socios etc…mas,… que nosotros no tenemos nada que ver con la perdida de ella.  Es por ello, que lo único que podemos hacer, es nuestro acto de pequeña voluntad, consistente en ser concientes cada vez que entramos en victimas, reconocerlo con total honestidad y entregárselo al Espíritu Santo.