26-ENFRENTANDO EL MIEDO A LA MUERTE-PARTE 2

 

En artículos anteriores te mostraba que quien verdaderamente nos amenaza, nos esclaviza y subyuga, es la misma “MENTE EGO”, aquella parte de nuestra mente, que le hemos entregado al ego, para poder vivir una experiencia de separación y es entonces con el ego, con quien debemos de trabajar inicialmente; aquí ya la “gestión” por decirlo de alguna manera, se ha trasladado ya a la mente y consiste en alcanzar la emancipación del ego o el despertar del sueño de separación; mas sucede que como nosotros al tener el poder creativo de Dios, hemos fabricado el ego y lo hemos instaurado en nuestra mente y así mismo, le hemos dado todo el poder y ahora somos esclavos y dependientes de el; es por lo cual no podemos así no mas, descrearlo o liberarnos o deshacernos de el, sino que es necesario iniciar un “proceso de deshacimiento” para poderlo trascender, como te lo he descrito en mis videos explicativos, youtube 76 y anteriores; mas sucede que en el proceso mismo de deshacimiento, al acudir a “ASUMIR NUESTRA RESPONSABILIDAD”, consistente en deshacer dicha dependencia, nosotros mismos y de la mano y guía del Espíritu Santo, en ese proceso, nos vamos a “sentir culpables” al ser concientes de que hemos sido nosotros mismos los que hemos dado lugar a ello; recordemos que la cadena del ego es PECADO-CULPA-CASTIGO y efectivamente en mi caso particular, cuando inicie el proceso de deshacimiento del ego, empecé a padecer de fuerte dolores de estomago en el cuerpo físico; inicialmente se los atribuí a síntomas relacionados con el “miedo” por toda la situación de caos externo, así como por el hecho de que empecé también a tener mucha certeza de que si bien el bicho de la situación de ese momento era real, no había una pandemia real, sino que todo obedecía a un plan muy elaborado con propósitos oscuros y finales no muy deseados; mas realmente yo no sentía miedo como tal, sino por el contrario me sentía sereno; muy extrañado entonces por tal síntoma, acudí a la mente sana, Espíritu Santo y tuve la claridad de que no era miedo la causa de mis dolores, sino culpa, si “culpa por haber fabricado el ego, oponiéndome a la Voluntad de Dios; que debido a ello había desafiado a Dios y que me había convertido en su enemigo”; así las cosas, mi dolor de estomago no era un síntoma consecuencia de la negación del miedo en mi mente, sino que era un AUTOCASTIGO inferido por mi mismo, asociado al miedo a las represalias por haber desafiado a Dios y de allí su ubicación, en el plexo solar.

El paso siguiente era entonces hacerle un proceso a la culpa y era necesario, pues la culpa en la VERDAD no existe y no es real, dado que Dios  es un Ser todo amor; Dios no puede ser ofendido y siendo así no puede castigar; es por ello, que yo para Dios soy inocente, mas para poder recibir dicha inocencia, y estar seguro de que me pertenece, adicional a hacerle un proceso de deshacimiento, la tenia que dar, la tenia que reconocer en los demás; fue entonces cuando tuve la claridad de que para yo ser inocente tenia que dar inocencia y yo me encontraba señalando y culpabilizando en el mundo exterior, a todos los implicados de la fabricación de la famosa pandemia, deseoso de que fueran apresados y talvez procesados.

Es por ello que como es difícil para el ego y desde nuestro ego, poder mirar a quien creemos nos amenaza como inocente, debemos pedir la ayuda y la guía del Espíritu Santo, para recibir la visión de Cristo y ello es así, pues si culpamos a alguien allá afuera, nos estamos culpando nosotros mismos pues “el otro” no es mas que la proyección de nosotros mismos allá afuera; si estamos juzgando a alguien como culpable allá afuera, entonces nosotros somos los culpables igualmente, pues si lo juzgamos culpable es porque estamos creyendo en la culpa y por dicha razón merecemos castigo, el autocastigo; mas no quiere decir esto que entonces los  personajes oscuros allá afuera que creemos nos hacen daño no son oscuros; NO; lo que quiere decir es que esa oscuridad amenazante que vemos allá en ese cuerpo, no es mas que la representación de la oscuridad   de nuestro ego, manifestada o proyectada en ese cuerpo y que ese cuerpo no es el personaje ya que ese personaje en ese cuerpo y ninguna persona en un cuerpo es el Hijo de Dios y por lo tanto no hay que creer que desapareciéndolo desaparece en nosotros la oscuridad.

Con lo anterior queda claro que quien nos hace daño en el cuerpo, ya que en la mente sana no nos lo puede hacer, es la mente ego, amparada en la culpa de la separación, pues la mente ego nos dice que nos hemos liberado de la tiranía de Dios con la separación, pero que esto ha tenido un costo y es la culpa, la que la mente ego utiliza para castigarnos con accidentes, enfermedades sobre el cuerpo y finalmente con la muerte, como normalmente la conocemos, en medio de sufrimiento y destrucción del mismo cuerpo. Es esta la razón por la cual en artículos anteriores te hablaba de que quien nos llevaba a la muerte era la fuerza asesina y esta es la mente ego con las leyes del mismo.

Ya en un articulo anterior te había compartido que una de las causas del miedo a la muerte es la creencia de que somos un cuerpo físico y ahora lo vamos completando con el hecho de que otra causa es que creemos merecer castigo por creer ser culpables habiendo ofendido a nuestro creador.

Entonces con cualquier clase de miedo, a la medida que vamos deshaciendo la creencia de que somos un cuerpo físico y la creencia de que somos culpables, no solo los miedos van desapareciendo, sino que el cuerpo físico se va volviendo inmune, verdaderamente inmune e invulnerable a cualquier tipo de ataque, así sea la mosca o bicho mas peligroso y mortal.

Te dejo un video que te recuerda, que es lo que verdaderamente creemos que es la culpa y como damos lugar a ella.

 

MIRA ESTE VIDEO!

Aca el link

https://youtu.be/rP1hKrpNw7w

 

 

 

visita mi canal de videos con el link a continuación,

SUSCRIBETE! ,

Gracias!

 

https://www.youtube.com/channel/UCSZJvSIrIZhQNjMx5QsGCnA?view_as=subscriber,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *