COMO HAGO PARA QUE LA OVEJA SE COMPORTE COMO YO QUIERO O ESPERO?

PORQUE PERDONAR?

Verdaderamente nos sentimos tan molestos con la oveja negra, tan intimidados por ella, tan esclavizados por ella, tan maltratados por ella, que pretendemos utilizar todas las tácticas y técnicas que nos podamos imaginar y fabricar, tendientes a que la oveja cambie su comportamiento. La situación en el grupo se torna totalmente inmanejable; el descontento es total y por ello acudimos también a los siguientes comportamientos, desde  la posición de las ovejas blancas inocentes……………………………..Nos enfurecemos con ella, así no se lo digamos directamente; empezamos a ser indiferentes con ella, a hacerle malacara, a ignorarla; si tenemos oportunidad de hablar a solas con ella y se presenta la oportunidad, le diremos lo descontentos que nos sentimos, lo triste y desilusionado que se siente el grupo, le haremos todo tipo de reclamos e incriminaciones, tendientes a hacerla sentir culpable; le hablaremos de la importancia de la unión del grupo etc…etc…etc… En otro ámbito diferente, si es posible pretendemos castigar la oveja, ya no teniéndola en cuenta como antes, deseamos que sufra, que le vaya mal, que con el retiro de miembros del grupo o de clientes, empiece a darse cuenta de lo que está perdiendo con su comportamiento, para que aprecie lo que tenia, para que añore sus viejos tiempos.

Lo que sucede con la oveja negra es que se ha alejado completamente de las leyes de la amistad y de las buenas relaciones Comenzaremos hoy las sesiones de práctica más largas con un breve repaso de las diferentes clases de “leyes” que hemos creído necesario acatar. Éstas incluyen, por ejemplo, las “leyes” de la nutrición, de la inmunización, de los medicamentos y de la protección del cuerpo en las innumerables maneras en que ésta se lleva a cabo. Crees también en las “leyes” de la amistad, de las “buenas” relaciones y de la reciprocidad. UCDM L-76,8

Me enfurezco con la oveja porque no está siguiendo las leyes de la amistad del ego y las leyes de la amistad del ego se basan en las relaciones especiales; las relaciones especiales establecen que un amigo no es alguien que comparte conmigo, sino que es alguien que me complementa, alguien que espero me llene mis vacios, alguien que se preocupa por mis bajos estados emocionales; alguien que espero me llene mis vacios emocionales, alguien que espero me rescate cuando estoy en problemas o sufriendo, espero que sea conmigo como mi media naranja y cuando no se comporta de esta manera también pretendo hacerle los reclamos correspondientes.

Cuando un amigo no sigue las leyes de la amistad del ego, ello despierta los resentimientos y por ello igualmente tengo que seguir los procesos de pasarlos por alto con la guía del Espíritu Santo.