ACEPTAR LA VERDAD ES LO MAS DIFICIL!

PORQUE PERDONAR?

Si señores…………………………………….! Aceptar con convencimiento, desde lo profundo de mi corazón, que aquel que creo me hace o me hizo algo, realmente no me hizo nada y que la verdad verdad es que no me puede hacer nada, que el creer que me hizo no es más que una ilusión, es…………………….realmente……………..muy muy difícil.

Que la verdad es que él y yo somos el mismo ser y que si lo excluyo y lo desprecio, soy yo mismo el que me estoy excluyendo y despreciando, es algo que me deja boquiabierto, es algo totalmente inconcebible, es algo imposible de creer……………………………………Mas la verdad es que así es……….. “Yo puedo negar una verdad todo todo lo que quiera, mas nunca la puedo cambiar ni lograr que deje de ser verdad.” La manera de corregir las distorsiones es dejando de tener fe en ellas y depositándola únicamente en lo que es verdad. No puedes hacer que lo que no es verdad lo sea. UCDM T-3,II,6

Somos tal como Dios nos creo y por ello por el hecho de que nos veamos o nos percibamos separados, nunca ello por ese hecho va a ser la verdad. Tengo que aceptar que mis falsas percepciones no afectan ni cambian la creación, no afectan ni cambian la verdad de cómo fuimos creados

Nunca podrás hacer que tus percepciones falsas sean verdaderas, y tu creación no se ve afectada en modo alguno por tu error. Por eso es por lo que, en última instancia, tienes que optar por subsanar la separación. T-3,IV,3

Mas es también imposible, que estando todos, totalmente absorbido por la falsa percepción, puedamos por nuestros propios medios, por nuestro propio convencimiento y por nuestra propia voluntad, pasar por alto los errores de quien creemos nos atacó……El mismo ego nos dice “vas a ser tan estupido de no reaccionar ante  todo lo que te hace o te ha hecho?”

Se necesita solo un milagro y ese es el único milagro….Y es, que el Espíritu Santo sane nuestra mente y nos permita ver la verdad.

Sólo el Espíritu Santo puede resolver conflictos porque sólo el Espíritu Santo está libre de conflictos. Él percibe únicamente lo que es verdad en tu mente, y lo extiende sólo a lo que es verdad en otras mentes. UCDM T-6,II,11

Más cuando pienso que el Espíritu Santo me va a llevar a la verdad y va a lograr que yo no excluya a mi hermano, talvez pienso que “no lo deseo, pues no me siento preparado para volver a estar con mi hermano, como siempre en camaradería, como si no hubiera pasado nada.”

Cuando hice esta pregunta al Espíritu Santo, por claridad, entendí que es en la mente y solo en la  mente, donde no debo excluir a mi hermano, que es allí donde debo pedir que se me de la luz y la fortaleza para entender y saber que somos uno que somos el mismo, que es solo en la mente donde es necesario solucionar el conflicto, para poder estar en paz.

En el mundo del ego, en el mundo físico de la forma, yo no tengo que compartir con mi hermano si no me siento cómodo haciéndolo; no tengo que compartir con él, no tengo que hacerle invitaciones, no tengo que estar en reuniones con él, no tengo que hacerle manifestaciones de amistad, no tengo que ser amigo de él, no tengo que asistirle a shows,…… solamente que en la forma no lo ataco, no lo confronto, no lo critico con otros miembros, no hablo mal de él, no lo condeno, no participo en confrontaciones hacia él etc..etc…etc…

En el mundo de la forma, mi compañero esta poseído por el ego, de allí sus impulsos de superioridad, de inmadurez, de insensatez, de burla, de crítica, de desprecio por la amistad, de menosprecio por el amor…En el mundo de la forma está escuchando solo el ego y el ego es demente, está en caos nada de lo que dice es verdad ni es amoroso.

Lo que el ego está diciendo no tiene sentido, y el Espíritu Santo no intenta comprender nada que proceda de él. Puesto que no lo entiende, tampoco lo juzga, pues sabe que nada que el ego haga tiene sentido. T-9,III,3