93-PERDONAMOS PARA MANTENER LA UNIDAD FAMILIAR?

PORQUE PERDONAR?
93-PERDONAMOS PARA MANTENER LA UNIDAD FAMILIAR?

 

Las relaciones que tenemos con los familiares directos, tales como padres e hijos, son uno de los mejores medios que podemos tener en la experiencia de existencia material o sea a traves de un cuerpo, para aprender lo que es el verdadero perdón; no consiste este, en tener ni mantener unas “relaciones especiales” con ellos, es decir, no se trata de que siempre esten enmarcadas en mucha amabilidad, mucho apego, mucha tolerancia, en pasar por alto lo que nos hagan y nos disguste, en sacrificarnos por ellos, en liberarlos de sus responsabilidades, en salvarlos de todas sus dificultades y tropiezos etc. NO nada de ello es verdadero perdón, así hayamos creído que sí lo es, ello es el falso perdón y es lo que denominamos la especialidad.

El verdadero perdón es un proceso, por medio del cual encontramos y aclaramos las  creencias equivocadas a las cuales les hemos dado valor y credibilidad, de tal manera que son las que nos identifican con lo que no somos; nos mantienen atados al ego y sus leyes y es así como identificandolas y trascendiendolas con los procesos de verdadero perdón (que te estoy presentando en estos articulos) las vamos deshaciendo y restandoles su valor y credibilidad, para recordar nuestra verdadera esencia y realidad.

Todo lo que nos molesta en un allegado, no es para pretender cambiarselo, juzgarlo o criticarlo por ello e incluso castigarlo; es porque esta asociado con una creencia equivocada en nosotros que gracias a la molestia con el familiar la podemos identificar para deshacerla.

Si todo lo anterior puede suceder en medio de unas muy buenas relaciones con los allegados, es algo para disfrutarlo, mas no quiere decir que si no tenemos relaciones de amistad con ellos y ellos o nosotros estamos disgustados entre nosotros, entonces no se puede llegar al verdadero perdón; el verdadero perdón es independiente de si tenemos lazos de amistad e independiente de lo que suceda con nuestros allegado; podemos entonces llegar al verdadero perdón que es nuestra unica y verdadera funcion, lo que igualmente es el caso para el otro.

DESCARGAR EN PDF AQUÍ

Compartir: