62-LA VERDADERA CAUSA DE LAS AMENAZAS

Te compartía en el articulo anterior, que las amenazas inconscientes, o sea aquellas que talvez reprimimos y refundimos o hasta olvidamos en el inconsciente, todo ello debido  al miedo que despiertan en nosotros y  además, porque si pretendiéramos mirarlas con el ego no sabríamos que hacer con ellas, son todas ellas la causa de un sufrimiento permanente que talvez no se manifiesta externamente como tal, sino camuflado como tristeza, depresión, mal humor, desasosiego, ansiedad, intolerancia;…y es cuando tomamos la decisión de acudir a todo tipo de disfrute, placer o entretenimiento que nos ofrece el ego, con el propósito de mitigar al menos temporalmente dicho sufrimiento; las formas que nos ofrece el ego van desde drogas de todo tipo, licor, sexo, viajes, dinero, poder, fama, figuración, juguetes (aviones, hobbies, carros, yates etc.) deportes, etc. mas todo esto, si bien es un paliativo, es solo temporal y una vez pasa su efecto, nuevamente  incurrimos en los malestares emocionales, para repetir indefinidamente el circulo; es así como si somos analíticos con nuestras emociones, vamos a concluir que tales medios paliativos no son la cura y que por lo tanto continuar insistiendo no nos lleva a ninguna cura definitiva; es cuando podemos decidir de una manera consciente, que no deseamos mas vivir en medio del sufrimiento ya que no es de Dios y no puede serlo y mas aun, si logramos comprender que el sufrimiento no es la Voluntad de Dios y que no lo puede ser, ya que al ser un Ser perfecto en la plenitud y sin opuestos, al ser felicidad plena y total no puede contener el sufrimiento; es así como si deseamos unirnos verdaderamente a la Voluntad de Dios y reconocer la felicidad como nuestro estado natural, entonces debemos estar dispuestos a renunciar al sufrimiento primero que todo.

Una vez estamos convencidos de que el sufrimiento no es nuestro estado natural y de que no deseamos mas estar en el, entonces debemos comenzar por buscar la verdadera causa del sufrimiento; en mi caso personal una vez empecé a buscar la verdadera causa, pude llegar a la claridad de que el sufrimiento no es mas que un castigo, pues es algo que nos produce mucho dolor, en este caso emocional; entonces la pregunta que me hice fue, si era un castigo quien podría estar enviándomelo? Pues si Dios no es un ser castigador porque no puede ser ofendido, entonces quien podría ser? Fue cuando me llego la claridad de que era un autocastigo y provenía de la mente ego; fue entonces cuando pude aclarar que la mente ego nos dice “que la separación de la fuente, la separación de Dios es real, que con ella no solo nos opusimos a Dios, sino que lo ofendimos y por tal hecho no solo somos culpables, sino que merecemos castigo”; a partir de dicha claridad, pude entender que había llegado a la identificación de la fuente del sufrimiento y que debía trascender todas las creencias asociadas para poder convencerme de que somos los santos hijos de Dios y que por lo tanto somos inocentes; aceptado esto, no puede haber castigo alguno y por lo tanto tampoco sufrimiento. Tengamos claro que las creencias que debemos trascender con el proceso de llevarlas ante la verdad y no por nuestra cuenta, son las creencias de que “creemos haber ofendido a Dios con la separación”, “creemos que somos culpables”; “creemos que merecemos castigo”

Te recomiendo los videos siguientes como complemento!

visita mi canal de videos con el link a continuación y 

SUSCRIBETE!

Gracias!

https://www.youtube.com/channel/UCSZJvSIrIZhQNjMx5QsGCnA?view_as=subscriber

2 comentarios de “62-LA VERDADERA CAUSA DE LAS AMENAZAS

Los comentarios están cerrados.