29-AGRADANDO A LOS DEMAS PODEMOS SER FELICES?

29-AGRADAR PARA SER FELIZ

Aunque voy a compartirte mi experiencia, aplícala a tu caso particular para que le puedas sacar provecho a este articulo.
Siendo mis padres poco expresivos en sus sentimientos amorosos para conmigo y adicionalmente mi padre muy estricto, creí que si de alguna manera lograba complacerlo, podía ganarme su admiración y entonces creía que de esa manera, iba a comportarse de una manera muy cariñosa conmigo; creía que si era cariñoso, amoroso, amable y comprensivo conmigo yo iba a ser feliz, iba a tener mucha dicha y paz y entonces los estados de tristeza y aburrimiento iban a desaparecer! simultáneamente en mi colegio, regido por sacerdotes jesuitas católicos, se me inculcaba permanentemente el hecho de que éramos pecadores, que habíamos ofendido a Dios, que no éramos sus hijos, que teníamos que pagar la ofensa, que éramos culpables, que merecíamos castigo, que necesitábamos sufrir para purificarnos y de pronto así agradar a Dios para podernos salvar.

Como mi deseo profundo era la felicidad, la dicha y la paz, entonces consolide la creencia de “creo que agradando y complaciendo a los demás, incluyendo a Dios, van a ser queridos y cariñosos conmigo, Dios me va a perdonar y entonces yo voy a estar en dicha y paz.”

Decidí entonces volverme, con mucho esfuerzo y sacrificio, un muy buen practicante de la religión y así mismo un estudiante muy sobresaliente, con el propósito de agradar no solo a Dios sino a mi padre también.

Habiéndome convertido en el mejor estudiante, no solo del salón sino de todo el colegio, mi padre no solo no quedaba satisfecho con mis resultados, sino que me decía que aun podía ser mejor y sobresalir mas; no pudiéndolo nunca satisfacer; por otro lado, aun siendo un muy buen practicante de la religión, mis estados de tristeza y malestar no solo no desaparecían sino que se mantenían y talvez aumentaban.
Aunque para ese entonces no tuve la consciencia de renunciar a mi propósito de pretender satisfacer para ser aceptado, lo que sí reforcé aun mas, fue el hecho de que “el dinero, prestigio y la figuración me iban a dar la felicidad.

Crees que debemos estar en función de satisfacer a los demás para obtener de ellos su aprobación así como su atención?
Crees que a través de la satisfacción a los demás podemos ser felices?
Crees que nuestra felicidad nos la pueden dar los demás?
Crees que si somos muy sobresalientes y exitosos en lo que hacemos vamos a alcanzar llenar el vacío?
Creemos que debemos agradar y satisfacer a Dios para que nos perdone?