19-TAL PARA CUAL

He hablado en artículos anteriores acerca del manejo y el enfoque que se le ha venido dando a la declarada pandemia del covid-19 y es por ello que deseo dejar clara mi opinión personal, con respecto a los profesionales de la salud y las medidas adoptadas por las autoridades mundiales de la salud, con respecto al tema del virus que ha impactado al mundo y que también se relacionan con el tema  en cuestión de trascender el miedo a dejar el cuerpo; para iniciar el análisis me centro en una importante frase muy conocida “tal para cual” y la menciono porque en realidad y en general hay solamente dos tipos de pacientes y de profesionales de la salud y aunque es de aplicación universal, tiene mayor impacto en lo que conocemos como la cultura occidental.

Inicio con el grupo tradicional de profesionales de la salud, así como sus dirigentes y es el que no acepta la mente como causa de la enfermedad, considera que esta la enfermedad le llega a la persona por casualidad, por de malas, por herencia, por vejez o contagio la causa de moda en este momento; para los pacientes creyentes o simpatizantes de este grupo, quien lo “sana” es el todo poderoso medicamento en asocio con las especializaciones del profesional, y quienes se “creen” sanos ya que en realidad no se sanan, sino que están solamente sostenidos, le dan entonces al profesional el titulo de eminencia; estos pacientes considero están dormidos y ni mas ni menos son victimas de las circunstancias, los medicamentos y los profesionales; creen también que entre mas especializaciones tenga el profesional mas milagros puede hacer y así viven esperanzados del milagro de la eminencia o del medicamento.

Esta de otro lado el otro grupo, el de los despiertos, los cuales saben así no estén convencidos, que todas las enfermedades tienen una causa en la mente ya sea con un propósito o conveniencia y acuden a los profesionales también despiertos, para que con el solo hecho de escucharlos y tenerlos en cuenta o a través de un medicamento solo como medio, les ayuden a la curación que ellos mismos están deseando.

En el grupo de los dormidos, las eminencias son los únicos que conocen la verdad, sus opiniones son palabra de dios, desconocen el poder de la  mente y aun mas, hay algunos que dudan de la existencia de la mente y hasta de su creador; consideran el paciente inferior, no les interesa relacionarse con el, no se interesan por saber si el paciente se esta aliviando o enfermando y menos aun que ha pasado en su interior y en su entorno recientemente;  su paciente es interesante a la medida que los alabe, ensalce, les aporte dinero y fama o disponga de jugosos seguros. Sus pacientes, esperan como mínimo un medicamento rebuscado, costoso y un examen talvez desconocido y poco común, con diagnósticos de nunca terminar y donde su propósito parece ser que el paciente nunca se alivie.

En el grupo de los despiertos, los profesionales son abiertos, asequibles, les interesa el estado emocional del paciente y su entorno, le brindan su amistad y acercamiento; saben que el paciente espera los mínimos medicamentos  o incluso ninguno y saben que sanando la mente del paciente este sanará; lo acompañan en sus deseos de liberarse de las cadenas asfixiantes de la palabra de dios en los textos de medicina y ante todo, propugnan por la sanación completa del paciente a nivel físico y emocional.

Sin generalizar y dado que no lo puedo plasmar como cierto, pero si puedo opinar desde mi perspectiva y percepción,  pareciera que las eminencias han hecho el juramento de Hipócrates, con el propósito de satisfacer sus intereses particulares; además de que generalmente son los que pertenecen a la asociaciones mundiales de la salud, son los que se prestan mas fácilmente a las manipulaciones de las grandes farmacéuticas o las elites y dictaminan a nivel mundial declaratorias y medidas que no son ciertas, ni éticas, ni profesionales, haciendo uso de su poder, sin que nadie pueda poner en tela de juicio su decisión y se llevan el punto de hacer solo su deseo sin importar el perjuicio de sus decisiones. Cuando me he referido en mis artículos a los profesionales de la salud, me he referido también a algunos de este grupo, ya que no todos deben ser del grupo del mal en el ego, mas sucede que los del grupo del bien parecen ser la minoría, sin dejar olvidar que todo lo que vemos y como lo vemos es lo que deseamos, lo hemos pedido y se nos ha concedido tal cual lo hemos pedido (tema de otro articulo próximo)

Los profesionales humanistas de los despiertos trabajan por amor, por el bienestar de sus pacientes y su juramento de Hipócrates es real, va dirigido real y verdaderamente a conducir el paciente a su alivio de la mente y en consecuencia de su cuerpo; estos profesionales son menospreciados por las eminencias, su medicina es cuestionada, es considerada de charlatán, como poco científica y si acaso son los que saben la verdad, como cuando la medicina se utiliza para sembrar caos y terror, como ha sido el caso del virus covid-19, sus opiniones no son tenidas en cuenta, los que pretenden denunciar y delatar la verdad acerca de lo que esta ocurriendo, son amenazados y acallados y otros deciden guardar silencio, no solo porque no desean las controversias con los equivocados, sino porque también son amenazados y acallados.

Aquí es donde viene el tal para cual; pues un dormido no pude acudir donde un profesional humanista ya que se sentirá engañado y así mismo un paciente despierto, no puede acudir donde una eminencia porque se va a considerar además de engañado, se va a sentir menospreciado, maltratado y no tenido en cuenta; esto lo afirmo basado en mi experiencia personal, pues aunque siempre he sido muy simpatizante de los profesionales de la salud humanistas, también en ocasiones por diferentes situaciones me he visto precisado a acudir a las eminencias y cada vez me desilusiono mas de ellos y sus comportamientos; he percibido que nunca ha habido interés de su parte por mis deseos, ni mi situación emocional y menos mis deseos de alcanzar el alivio, no solo el del cuerpo sino el principal, el de la mente; he sentido un profundo sinsabor cuando he tenido que acudir a ellos y mi sentimiento, es que he quedado mucho mas enfermo emocionalmente, que si no hubiera acudido a su consulta.

La verdad de todo esto, es que las bases para que una persona se alivie de una enfermedad son: que primero que todo haya tomado la decisión de aliviarse; luego acudir al profesional adecuado de acuerdo al grupo que pertenezca según sus creencias y finalmente creer en el profesional al cual ha acudido. 

Con frecuencia veo morir, personas en manos de las eminencias y algunos se preguntan porque se murió si era una eminencia palabra de dios? no es esto como extraño? Las respuestas están atrás; mas cuando una persona muere en manos del profesional humanista, la justificación es siempre que no estaba en manos de la eminencia…..? todo muy extraño!

Para nuestro proceso de trascender el miedo a la liberación del cuerpo, tengamos muy claro si queremos estar despiertos y entrar a pertenecer al grupo de los que deseamos “dejar el cuerpo” en lugar de “que nos sea arrebatado por la muerte”, tener claro y llegar finalmente al convencimiento de que todas las enfermedades son producidas por la mente, que la causa verdadera de la enfermedad esta en la mente, que es ella y solamente ella la que toma la decisión de enfermarse; que lo hace con un propósito especifico que solamente ella sabe; que la enfermedad no es un fin en si mismo, sino un medio para algo; que la mente utiliza la enfermedad como medio para llegar a la muerte o para llamar la atención, que la vejez solo depende de la mente e igual que no hay deterioro del cuerpo con la genética y la herencia incluidas; que en muchas ocasiones no logramos detener la enfermedad y necesitamos acudir a un profesional humanista y este decidirá si nos formula un medicamento o no y nos aliviaremos solo si lo deseamos  y finalmente si aun así nuestra decisión es dejar el cuerpo a través de la muerte, no habrá nada que nos pueda detener. Como estas decisiones son todas inconscientes, es la razón por la cual hemos venido hablando  y cuestionando todas las características y comportamientos de la mente conciente con respecto a la inconciente y como podemos acceder a ella.

Aclaro si, que no quiere decir, que porque estamos despiertos ya no nos vamos a enfermar; No; en ocasiones nuestra mente esta tan bloqueada con creencias y hábitos que no deseamos cambiar o liberar que es por ello que finalmente nos enfermamos; mi experiencia personal en estos casos ha sido que cuando la mente esta tan bloqueada con la enfermedad, es imposible meditar, es imposible concentrarme y de allí que es necesario acudir al profesional.

Como nuestro propósito con estos artículos es decidir y aprender a dejar el cuerpo con la entrega suave en vez de la muerte con el sufrimiento y la destrucción, hay que tener claro que para poderlo lograr debemos en lo posible estar en manos de un profesional de la salud que crea en el poder de la mente y que reconozca que la mente no es el cerebro y además que reconozca a nuestro creador; de lo contrario habrá una lucha entre nuestras metas y nuestros asesores.

Te dejo un video que te recuerda, que todos los problemas, todos los virus, todas las enfermedades tienen su inicio en la mente e igualmente su solución solo estará allá mismo

visita mi canal de videos con el link a continuación, 

 SUSCRIBETE! , 

Gracias!

https://www.youtube.com/channel/UCSZJvSIrIZhQNjMx5QsGCnA?view_as=subscriber,

2 comentarios de “19-TAL PARA CUAL

Los comentarios están cerrados.